image

El BCE ha publicado otro documento de trabajo sobre el euro digital, en el que se ofrece un amplio análisis técnico de una posible CBDC europea y su posición en el sistema financiero actual.

Publicado el 13 de mayo, el documento de trabajo pretende estudiar cuestiones como la intermediación financiera, las opciones de pago y la privacidad en la economía digital, aportando un gran número de conclusiones basadas en el álgebra.

El estudio sugiere que una “CBDC con anonimato” es preferible a los pagos digitales tradicionales, como los depósitos bancarios, pero “puede ser suplantado” por las monedas digitales o los “tokens de pago” emitidos por los gigantes tecnológicos.

“Este riesgo sería especialmente tangible si esas plataformas compiten con los bancos en el mercado de los servicios financieros. Sin embargo, la posibilidad de compartir datos puede dar lugar a una adopción generalizada de las CBDC”, se lee en el documento de trabajo.

Según el BCE, uno de los principales problemas del dinero en efectivo es que no puede utilizarse para realizar transiciones en línea más eficientes mientras se mantenga el anonimato. En cambio, los depósitos bancarios pueden utilizarse en línea, pero no proporcionan suficiente anonimato.

El Banco Central Europeo (BCE) sigue impulsando su proyecto de moneda digital del banco central (CBDC) a pesar de que los europeos aparentemente no ven con buenos ojos un euro digital.

Por último, las monedas digitales emitidas por plataformas tecnológicas “permiten a los traders esconderse de los bancos, pero permiten a las plataformas ahogar la competencia”, escribió el BCE, añadiendo:

“Un instrumento de pago digital independiente —una CBDC— que permita a los agentes compartir sus datos de pago con partes seleccionadas puede superar todas las fricciones […] La introducción de una CBDC con anonimato permite a los traders evitar que los bancos extraigan información de los flujos de pago”.

Mientras el BCE sigue promoviendo un posible euro digital con características de anonimato, los europeos no son muy optimistas respecto a cualquier CBDC. Según los comentarios del público en otra consulta sobre el euro digital, la mayoría de los europeos está en contra de la adopción de una CBDC en la Unión Europea.

La consulta, lanzada el 5 de abril, ha acumulado 14,110 respuestas al momento de escribir este artículo, y muchos se oponen a la idea misma de una moneda digital controlada por el banco central y a la falta de privacidad de los usuarios que conlleva. Algunos comentaristas en línea incluso se refirieron a una CBDC como una “slavecoin”, oponiéndose a la “esclavitud digital” que podrían introducir estos instrumentos financieros.

¿Por qué no lees los comentarios de los ciudadanos?
El 100% de los ciudadanos está en contra de una CBDC. Es una pesadilla panóptica de vigilancia masiva. Caducidad programable. Tasas de interés negativas. Asesino de la libertad.

“El euro digital en el sentido de la remisión de la UE no es compatible ni con la protección de la intimidad ni con la normativa de protección de datos. […] Se necesita un sistema de control para los pequeños garantes”, escribió el ciudadano austriaco Schmidl Andreas.

“Estoy totalmente en contra de la introducción de un euro digital porque no quiero depender de Internet cuando compro algo. Rechazo terminantemente el euro digital, porque conduce a un control total y restringe nuestros derechos y libertades fundamentales”, escribió otro usuario anónimo.

Como ya informó Cointelegraph, la cuestión de la privacidad de los usuarios ha surgido como uno de los mayores problemas asociados a las monedas digitales de los bancos centrales. Esto se convirtió rápidamente en un gran problema para los reguladores y gobiernos mundiales, ya que necesitan prevenir la actividad financiera ilícita y, al mismo tiempo, preservar la confidencialidad.

Según una consulta pública previa sobre el euro digital publicada en abril de 2021, la privacidad del usuario fue considerada la característica más importante de un euro digital tanto por los ciudadanos como por los profesionales de la Unión Europea.

Hay otros problemas asociados a un euro digital, como la supuesta falta de demanda. Jonas Gross, presidente de la Asociación del Euro Digital, dijo a Cointelegraph en abril que el objetivo principal del euro digital aún no está claro. El año pasado, Pablo Urbiola, directivo del banco español BBVA, afirmó que no estaba claro qué tipo de demanda de los clientes debía satisfacer el euro digital.

Según la jefa de finanzas de la Comisión Europea, Mairead McGuinness, el BCE sigue esperando un prototipo de CBDC para finales de 2023.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.