image

La plataforma de negociación de criptoderivados dYdX ha lanzado oficialmente una aplicación a través de la tienda iOS de Apple, uniéndose así a un selecto número de protocolos financieros descentralizados (DeFi) que han creado aplicaciones para su adopción en los teléfonos inteligentes.

Según el anuncio del martes, la aplicación de dYdX ya está lista para su uso, y el proyecto señala que más de 200,000 personas ya se han registrado en la versión beta antes del lanzamiento completo.

La aplicación ofrece depósitos y operaciones sin gas y proporcionará la misma funcionalidad que la versión web.

“La aplicación ofrece la misma funcionalidad y la misma experiencia de producto sin precedentes que están disponibles en nuestro sitio web principal de exchange, con la comodidad añadida de poder operar en su iPhone”, dijo dYdX.

La plataforma basada en la capa 2 de Ethereum ofrece principalmente productos derivados, como contratos perpetuos, pero también tiene planes de desplegar operaciones sintéticas, al contado y con margen, como parte de su promesa a finales de abril de convertirse en “100% descentralizada” para finales de 2022.

La aplicación también es compatible con una larga lista de monederos de criptomonedas muy conocidos, como MetaMask, Coinbase Wallet, Trust Wallet App y Huobi Wallet, por nombrar algunos.

La falta de aplicaciones DeFi

Hay numerosas empresas de criptomonedas, monederos digitales y tokens no fungibles (NFT) que han lanzado aplicaciones móviles, pero parece que el sector DeFi aún no ha sacado provecho de esta área.

En la tienda australiana de iOS, por ejemplo, aparece una pequeña muestra de proyectos DeFi como Snowball, Argent y Cake DeFi, junto con dYdX.

Aunque el cumplimiento de la normativa podría ser un problema para las plataformas DeFi en este caso, también podrían ser las estrictas políticas de Apple las que impidan el lanzamiento de proyectos en la tienda.

Por ejemplo, Apple prohíbe la inclusión de formas de pago más allá de los ofrecidos por la firma, y también cobra una comisión fija del 30% en las compras in-app de bienes y servicios digitales.

Otro motivo que puede estar retrasando al sector DeFi fue destacado por el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, a finales de 2020. En ese momento, señaló que Coinbase estaba teniendo problemas para proporcionar o vincular los servicios DeFi a través de su aplicación, ya que Apple no permitía que el exchange ofreciera cripto “transacciones en software no integrado dentro de la aplicación”.

Como resultado, Coinbase y otras empresas solo podían ofrecer dichos servicios a través de enlaces externos a sitios web, lo que resultaba en una app que tenía una funcionalidad limitada en comparación con el sitio web.

Tanto la aplicación como el sitio web de dYdX no están disponibles para los ciudadanos de los Estados Unidos, y esto también puede deberse a problemas de cumplimiento normativo -o al temor a los mismos- en torno a los productos derivados de DeFi.

Parece que hay una zona gris en torno a los derivados DeFi en los Estados Unidos, ya que el ex comisionado de la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas (CFTC), Dan M. Berkovitz, destacó en junio del año pasado que las plataformas DeFi muy probablemente necesitan estar registradas y reguladas bajo la CFTC para ofrecer derivados o contratos de futuros.

“No solo creo que los mercados de DeFi sin licencia para instrumentos derivados son una mala idea, sino que tampoco veo que sean legales según la CEA”, dijo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.