https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDYvYTIzOTM2MWItMzM2My00YjRhLWI5MmUtYmRiNGQ1ZGJkZGJlLmpwZw==.jpg
image

El multimillonario Elon Musk, junto con sus empresas SpaceX y Tesla Inc, han sido demandados por la asombrosa cantidad de USD 258,000 millones en concepto de daños y perjuicios por estar supuestamente “involucrado en una estafa piramidal de criptomonedas” relacionada con Dogecoin (DOGE).

Los daños solicitados son más de 34 veces la capitalización de mercado actual de Dogecoin de USD 7,500 millones, y casi tres veces su capitalización de mercado más alta de todos los tiempos (ATH), de USD 88,680 millones a mediados de 2021.

Presentada en el Tribunal de Distrito de Nueva York por un abogado de Evan Spencer Law el jueves, la demanda colectiva alega que Musk “utilizó su pedestal como el hombre más rico del mundo para operar y manipular el esquema piramidal de Dogecoin con fines de lucro, exposición y diversión.”

En la presentación, el demandante Keith Johnson, ciudadano estadounidense, alega que Musk y sus corporaciones se “enriquecieron injustamente” por USD 86,000 millones como resultado de fraude electrónico, empresa de juegos de azar, publicidad falsa, prácticas engañosas y otras conductas ilícitas.

Johnson afirma que él y otros en la demanda colectiva han perdido aproximadamente USD 86,000 millones entre mayo de 2021 y junio de 2022, y exige esa cifra en daños monetarios junto con otros USD 172,000 millones en daños y honorarios:

“El demandado Musk es el autoproclamado “Dogefather”, “ex CEO de Dogecoin”, socio, desarrollador, portavoz, publicista, vendedor, comercializador y promotor de Dogecoin, que reunió al “Ejército Doge”, incluyendo sus corporaciones y varios multimillonarios, influencers y celebridades para aumentar el precio, la capitalización de mercado y el volumen de negociación de Dogecoin.”

En enero, Musk anunció que su empresa de vehículos eléctricos Telsa aceptaría DOGE como pago por la mercancía de la empresa. En mayo, anunció que los pagos en Dogecoin también serían aceptados por su  empresa de exploración espacial SpaceX.

La demanda también exige una orden que declare que el comercio de Dogecoin se constituye como un juego de azar dentro de la ley de Nueva York y federal y también alega que Musk y sus empresas han violado las leyes estatales y federales de los juegos de azar.

“Dado que el demandante y el grupo no fueron advertidos de que el comercio de Dogecoin no era más que una empresa de juegos de azar, el demandante y el grupo exigen la devolución de todas las apuestas perdidas en el comercio de Dogecoin”.

También busca que se ordene a Musk y a sus empresas, así como a cualquier otro profesional sin licencia, que no anuncien, comercialicen o promocionen Dogecoin en el futuro.

La comunidad reacciona

La comunidad de criptomonedas ha ridiculizado la demanda.

El seudónimo del creador de Dogecoin, Shibetoshi Nakamoto, fue citado en la demanda como prueba de apoyo, calificando la demanda de “estúpida de cojones” en Twitter el jueves, al tiempo que admitía que el comercio de criptomonedas no es muy diferente de los juegos de azar.

Rahul Sood, CEO y cofundador de Irreverent Labs, que construye juegos de blockchain, lo calificó como una “estúpida demanda colectiva”.

“Es increíble que en Estados Unidos alguien pueda lanzar una demanda colectiva tan estúpida. Todos estos tipos sabían en qué se metían. Ridículo.”

Ron Coleman, litigante comercial y socio de Dhillon Law Group, con 196,000 seguidores en Twitter, respondió a un tuit sobre la noticia, señalando que “cualquiera puede decir cualquier cosa en una demanda”.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.