image

Hasta antes de la aparición de las finanzas descentralizadas, DeFi en inglés, las posibilidades de generar dividendos con las criptomonedas se limitaban a comprar, vender y algunas opciones más mediante derivados. Sin embargo, este abanico de posibilidades se expandió notablemente en 2018 con el lanzamiento de Uniswap, plataforma descentralizada para hacer swap o intercambio de monedas generando dividendos de nuevas formas: aportando liquidez, haciendo staking, etc.

Bitcoin Sigue Marcando los Movimientos

Si bien estas herramientas financieras han revolucionado el mercado también han introducido algunas complicaciones de escalabilidad, congestión en la red de Ethereum (y otras redes), incremento del coste de gas, etc. Además, debemos tener en cuenta que la situación actual de mercado sigue siendo dominada por los movimientos de bitcoin, como ha sido históricamente, y esta tendencia se refleja también en DeFi como apuntan los expertos.

Mi sensación es que el mercado está aún alcista. Cuando digo “el mercado”, me refiero principalmente al de bitcoin, ya que la tendencia de bitcoin arrastra a todo lo demás, incluido todo lo que se construye en DeFi. Es posible que si se prolonga el actual ciclo de crecimiento tengamos varios ATHs, menos pronunciados en este ciclo de halving de bitcoin que en los anteriores, y crashes también más moderados”, declaró Manu Ferrari, cofundador de Money On Chain, a la redacción.

Bear Market en el Horizonte

Bitcoin es un activo alcista en el largo plazo pero esto no implica que el precio suba en todas las escalas de tiempo sin pausa. Es más, si nos basamos en las tendencias históricas después de movimientos impulsivos al alza, como la primera vez que se superó los 20 mil dólares en diciembre de 2017 se han visto tendencias fuertemente bajistas, como el bear market de 2018 que se prolongó varios meses hasta que se rompió de nuevo el máximo histórico de 2017 a finales de 2020.

En DeFi veo de todo, mucha innovación pero también proyectos sumamente frágiles, que no veo sostenibles en el largo plazo. Un mercado alcista y menos “violento” que ciclos anteriores tiene un impacto directo en proyectos con modelos financieros no robustos, o que utilizan de base “activo Cripto” con muy poca trayectoria. Ese tipo de proyectos pueden seguir perdurando en el tiempo en un escenario sin una baja pronunciada y/o sostenida. Pero vendrán inevitablemente crashes en el futuro, si no es en 2022, será en 2023, o después. Y en esos escenarios sólo los proyectos DeFi muy robustos van a perdurar”, añadió Manu Ferrari.

En definitiva, no sabemos cuándo se volverá a ver una tendencia tan fuertemente bajista pero hay indicios históricos que apuntan a volver a ver un periodo así. Recientemente, bitcoin ha vuelto a marcar precios en la parte alta de su rango actual quedando pendiente la consolidación y formación de suelos. Puesto que la dominancia no ha bajado en las últimas semanas, los siguientes movimientos de bitcoin pueden causar alta volatilidad en algunas alts.