image

En el último episodio de Cryptopedia, los espectadores pueden obtener una visión sucinta e informativa de las organizaciones autónomas descentralizadas, o DAO. Jackson DuMont, de Cointelegraph, cree que las DAO tienen el poder de “transformar completamente la forma de organizar el trabajo y la colaboración social”.

[embedded content]

¿Qué es lo que hace que este tipo de organización sea a la vez descentralizada y autónoma? La respuesta son los contratos inteligentes en la cadena de bloques. Fundamentalmente, una DAO se ejecuta en las líneas de código informático escritas en contratos inteligentes con los que cualquiera puede interactuar de la misma manera.

DuMont describió los tres pasos principales necesarios para poner en marcha una DAO. El primer paso es crear ese contrato inteligente. El segundo paso es determinar la forma de recibir financiación y promulgar la gobernanza, lo que suele hacerse mediante la creación de un token. Por último, la DAO se despliega en la cadena de bloques.

El caso de uso más popular de una DAO es el crowdfunding. El dinero reunido se pone en un contrato inteligente que, a cambio, emite tokens a los miembros de la DAO. Los poseedores de los tokens, que son propietarios de las acciones de la DAO, pueden entonces votar sobre cómo gastar el dinero y votar para nombrar delegados. 

En el caso de ConstitutionDAO, los miembros recaudaron algo más de 49 millones de dólares para comprar una copia original de la Constitución de los Estados Unidos, pero fueron superados en la subasta. Otro ejemplo es Blockbuster DAO, que pretende recaudar suficiente dinero para comprar la marca de alquiler de vídeos de Dish Network y convertirla en un estudio de cine en streaming.

Las DAO pretenden reducir el riesgo de un mal liderazgo a través de un liderazgo horizontal, o jerarquías planas que nivelan el campo de juego del poder. El alcance es infinito y no importa dónde se encuentre un miembro, todos están sujetos a las mismas reglas del contrato inteligente. La confianza se deposita en el código y no en las personas. 

Por supuesto, sigue habiendo riesgos y preocupaciones sobre la legalidad y la seguridad. Un ejemplo notable de una DAO que salió mal es The DAO, que fue hackeada por USD 50 millones en 2016. Un informe reciente afirma revelar la identidad del presunto hacker

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.