https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMTEvYmMwNDU3MWMtMTY4Mi00NzYwLWJiODEtZjRkN2VkZjNjZDY5LmpwZw==.jpg
image

La empresa minera de bitcoin (BTC) Core Scientific ha advertido de que tiene “dudas sustanciales” de que pueda seguir operando en los próximos 12 meses, dada la incertidumbre financiera.

En su informe trimestral presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC) el 22 de noviembre, la empresa indicó que había acumulado una pérdida neta de USD 434.8 millones durante el tercer trimestre de 2022.

Tras unas pérdidas netas de USD 862 millones en el segundo trimestre, sus pérdidas netas totales para 2022 se sitúan en USD 1,710 millones.

La empresa sugirió que, para continuar sus operaciones hasta noviembre de 2023, necesitará liquidez adicional, y añadió que prevé que sus recursos de efectivo “se agotarán a finales de 2022 o antes”.

“Dada la incertidumbre sobre la situación financiera de la empresa, existen dudas sustanciales sobre la capacidad de la empresa para continuar como empresa en funcionamiento hasta noviembre de 2023.

También dijo que tenía dudas sobre su capacidad para recaudar fondos a través de los mercados de financiación o de capitales citando “las incertidumbres y las condiciones actuales del mercado” que han reducido la disponibilidad de esos tipos de fuentes de liquidez.

El aumento de los costes de la energía, la caída del precio de bitcoin y el aumento de la tasa de hash también se citaron como razones por las que está sufriendo una escasez de liquidez, añadiendo que además “existen dudas sustanciales” sobre su capacidad para seguir operando ya que es “muy difícil predecir cuándo o si los precios de bitcoin se recuperarán o los costes de la energía disminuirán.”

Core Scientific había indicado previamente en una presentación a la SEC del 26 de octubre que el bajo precio de bitcoin, el aumento del coste de la electricidad y la negativa del prestamista de criptomonedas en quiebra Celsius a devolver un préstamo de USD 2.1 millones podrían hacer que sus recursos de efectivo se “agoten a finales de 2022 o antes.”

Core Scientific ha tomado medidas para aliviar las tensiones financieras a las que se ve sometida, como la disminución de los costes de operación, la reducción o el retraso de los gastos de capital y el aumento de los ingresos por alojamiento.

También ha decidido no realizar pagos a algunas de las empresas a las que ha pedido préstamos y advierte que puede ser demandada por impago y enfrentarse a aumentos en los tipos de interés como resultado.

Core Scientific no es la única empresa de minería de criptomonedas que está luchando por seguir operando en el mercado actual; Argo Blockchain está tratando de obtener liquidez adicional a través de la suscripción de acciones ordinarias y advierte que también corre el riesgo de cesar sus operaciones si no lo consigue.

La firma minera australiana Iris Energy también está mostrando signos de angustia financiera; reveló en una presentación del 21 de noviembre a la SEC que había desconectado su hardware debido a que las unidades producían un “flujo de caja insuficiente.”

El fundador de la gestora de activos Capriole Investments, Charles Edwards, se ha mostrado especialmente bajista sobre el estado de la minería de bitcoin y señaló en un tuit del 22 de noviembre que este tipo de respuesta es de esperar cuando el precio de bitcoin está por debajo del coste de la minería.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.