https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDYvZGJhZmQ4NTAtNGEzNy00YjU3LTg0MDItYjQ4ZjgwMzdkODAzLmpwZw==.jpg
image

La empresa de hardware y alojamiento de minería de Bitcoin (BTC) Compass Mining ha perdido una de sus instalaciones de alojamiento en Maine luego de que el propietario, Dynamics Mining, rescindiera el acuerdo de alojamiento entre ambos, alegando que Compass no había pagado las facturas requeridas.

En la noche del domingo, Dynamics compartió una carta en Twitter que envió a Compass Mining en la que se afirmaba que, a partir del 14 de junio, el contrato de alojamiento entre ambas partes quedaba rescindido. Dynamics alegó que Compass tiene seis pagos atrasados y tres impagos relacionados con las facturas de servicios públicos y las tarifas de alojamiento.

En un tuit de seguimiento unas horas más tarde, el lunes, Dynamics alegó que las facturas electricidad ascendían a USD 1.2 millones, y que Compass sólo había pagado unos USD 665,000. Dijo que Compass afirma haber dado el dinero requerido para las facturas, pero Dynamics alegó que se utilizó para construir otras instalaciones en su lugar.

Cointelegraph se puso en contacto con Dynamics Mining y Compass Mining para pedirles comentarios al respecto, pero no recibió respuesta de ninguno de los dos al momento de la publicación de esta nota.

La situación hizo que el CEO de Compass Mining, Whit Gibbs, dijera que “libraría esta batalla en los tribunales, no en Twitter”.

Pero el individuo responsable de la cuenta de Dynamics respondió a Gibbs, diciendo que todo lo que Compass tenía que hacer “era pagar USD 250,000 por tres meses de luz” y que “Twitter es la voz de su base de clientes, no el tribunal”.

Compass Mining vende mineros de circuitos integrados de aplicación específica (ASIC), dispositivos especializados en la minería de criptomonedas, que vienen con la opción de ser alojados en sus instalaciones ubicadas en Estados Unidos y Canadá. Se desconoce qué ocurrirá con los mineros de los clientes ubicados en las instalaciones.

Compass afirma que, en caso de emergencia, puede “reorganizar, retirar o reubicar el hardware del cliente sin ninguna responsabilidad para Compass”, según su acuerdo de alojamiento.

Las condiciones también prevén que los clientes “renuncien a sus derechos a buscar soluciones en los tribunales” o a participar en cualquier demanda colectiva, y cualquier procedimiento debe ser pagado por cada cliente individual si fuera a presentar una demanda contra Compass.

La situación se produce cuando muchos mineros de criptomonedas se enfrentan a un entorno de mercado difícil con la continua caída del precio de Bitcoin y el aumento de los costes energéticos.

A mediados de junio, cuando Bitcoin cayó por debajo de los USD 24,000, la rentabilidad de muchos de los mineros ASIC más antiguos cayó en la zona negativa, e incluso algunos de los equipos de minería de nueva generación están cerca o han superado sus umbrales de desconexión del precio del activo.

Al mismo tiempo, con la rentabilidad de la minería de Bitcoin cayendo más del 75% desde el máximo del mercado, el volumen de BTC enviado por los mineros a los exchanges de criptomonedas alcanzó un máximo de siete meses el 15 de junio. Varias empresas públicas que se dedican a la minería de Bitcoin vendieron el 100% de su producción de mayo, según varios informes.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.