Cuando Gavin Wood cofundó Ethereum, afirmó que “permitiría a la gente interactuar de forma mutuamente beneficiosa sin que nadie tuviera que confiar en los demás”. En teoría, una plataforma de este tipo allanaría el camino hacia la Web3, caracterizada por arquitecturas de red descentralizadas o distribuidas, que sentaría las bases de una Internet verdaderamente abierta en la que no tendríamos que confiar ciegamente nuestros datos a corporaciones monopolísticas ni obtener su permiso para participar.

Sin embargo, desde su creación en 2015, Ethereum simplemente no ha logrado adaptarse lo suficientemente rápido y mantener el ritmo. Los costes de las transacciones para las aplicaciones descentralizadas (DApps) han sido demasiado elevados, mientras que la velocidad de las transacciones ha sido demasiado lenta. Wood dejó el equipo de Ethereum en 2016 y fundó el marco para una Web3 descentralizada: Polkadot.

image

Con su serie de subastas de parachains comenzando a llamar la atención, la blockchain de las blockchains está completando  un año muy emocionante, empezando por el lanzamiento de Kusama, su canary network. El lema de Kusama es “espera el caos”. Y, echando la vista atrás, está claro que el caos esperado de la red durante sus subastas de parachains sentó el marco para una sólida base de Polkadot y una eventual Web3 descentralizada en los próximos años.

Polkadot

La capacidad de comunicación es parte de lo que diferencia a Polkadot de Ethereum y otras blockchains. El énfasis de Polkadot en las parachains, formalmente una cadena paralelizable, es un motor que impulsa uno de los principios centrales de Web3: La capacidad de comunicación entre diferentes sistemas. Dentro del ecosistema, las parachains se ejecutan en paralelo y se puede enviar cualquier tipo de datos entre ellas gracias a la composibilidad de la cross-chain de Polkadot, lo que abre posibilidades para nuevos casos de uso. Gracias a los puentes entre redes, las parachains también pueden conectarse a redes externas como Bitcoin, Ethereum y otras. Por ello, las parachains son únicas, independientes y están diseñadas para las necesidades específicas de una blockchain, a diferencia de los shards de Ethereum, que son idénticos por diseño y menos adaptables.

Esencialmente, Polkadot se construye en torno a la Relay Chain —la cadena central de Polkadot— que garantiza la interoperabilidad entre otras blockchains de la red, permitiendo a los desarrolladores construir con seguridad sus propias blockchains privadas. Mientras que la relay chain actual procesa las transferencias, aplica los protocolos de gobierno y ofrece servicios de estacionamiento para la red Polkadot, se espera que una próxima serie de parachains proporcione características avanzadas, incluyendo una funcionalidad mejorada y compatibilidad cross-chain.

image

Si la Relay Chain representa el centro proverbial, las parachains son esencialmente los radios de Polkadot. Cada parachain es una blockchain capaz de ejecutar su propio algoritmo de consenso, utilidades, tokens, etc. Dado que la Relay Chain no soporta contratos inteligentes u otras características específicas, esas responsabilidades se transfieren a las parachains.

Vale la pena señalar que las parachains no están sujetas a ninguna regla, aparte del requisito de que sean validadas de forma fiable. Polkadot limita el número de parachains a 100: un límite rígido que crea competencia entre los proyectos que esperan conectarse a Polkadot. Para conectarse, las parachains potenciales deben ganar una subasta de slot de parachain superando la oferta de otros proyectos. Una vez que una parachain gana un slot, vincula tokens Polkadot (DOT) para pagar por su alquiler del slot (los slots de parachain nunca se venden, solo se alquilan). Si estas subastas suenan complicadas o quizás poco claras, es porque los slots de las parachain son escasos y la intención de Polkadot es dar prioridad a los proyectos serios y de alta calidad.

Kusama

Oficialmente hablando, Kusama es una red construida como un “canario en la mina de carbón” de alto riesgo y veloz para su prima Polkadot. En palabras de Kusama

“Es una plataforma viva construida para que los agentes del cambio recuperen el control, provoquen la innovación y alteren el statu quo”.

La red se anuncia a sí misma como un entorno de pruebas lo más realista posible para los proyectos blockchain, y se le perdonaría a uno que asumiera a Kusama como una especie de doble, ya que tiene una arquitectura y una estructura casi idénticas a las de Polkadot, aparte de su capacidad de actualización rápida. La red no solo ha servido para que las candidatas a parachain innoven y prueben los cambios, sino también como prueba de concepto del modelo fragmentado de Polkadot.

Para Kusama, las subastas han demostrado ser la clave de su arquitectura multichain escalable, en la que las parachains se conectan a la red alquilando un slot en la Relay Chain mediante una subasta sin permisos. Cuando Polkadot informó inicialmente sobre el lanzamiento de sus subastas de parachains, señaló que Kusama había completado con éxito 11 subastas de parachains desde su inicio en junio. Desde entonces, más de 2.4 millones de tokens Kusama han sido aportados por más de 49,000 direcciones únicas, lo que indica un interés bastante significativo de la comunidad.

Además, el hecho de que no se produjeran problemas técnicos a lo largo de las subastas de parachains sirvió para impulsar la preparación de Polkadot para sus propias subastas. Cada vez está más claro que el despliegue gradual es fundamental para el éxito de Polkadot, ya que el número total de parachains incorporadas a Polkadot no supera el 75% de los que funcionan en Kusama, en una apuesta por la calidad frente a la cantidad. El éxito de Kusama augura sin duda un futuro brillante para Polkadot.

El camino hacia una Internet descentralizada comienza con las subastas de parachain, empezando por las que se están iniciando en Kusama. La Web3 se centra en devolver el control de Internet a los usuarios y eso es exactamente lo que está ocurriendo con las subastas parachain en las que todo el mundo es libre de participar. Las subastas de parachain en curso de Polkadot están destinadas a tener éxito gracias a las rigurosas pruebas en Kusama y asegurarán una Web3 descentralizada al conectar diferentes blockchains entre sí. Es probable que en el futuro Kusama se conecte con Polkadot para lograr la interoperabilidad entre redes, la realización definitiva de la Web3.

Este artículo no contiene consejos ni recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

James Wo es un experimentado empresario e inversor en el espacio de los activos digitales que fundó Digital Finance Group en 2015, donde supervisa más de mil millones de dólares de activos bajo gestión. Es uno de los primeros inversores en empresas como LedgerX, Coinlist, Circle y 3iQ. James también es uno de los primeros inversores y partidarios de Polkadot y Kusama Network. Contribuye sustancialmente al ecosistema a través de la asignación de capital, donaciones y apoyando activamente las subastas de Parachain. Además, James es miembro de la junta directiva y del comité de la Cámara de Comercio Digital y actúa como presidente de UAE Licensed Matrix Exchange.

Sigue leyendo: