image

La ciudad de Shanghai lleva un mes en cuarentena obligatoria, que confina a sus 25 millones de habitantes en sus casas. El último brote de COVID-19 comenzó en marzo de este año y se convirtió en la peor zona de infección desde el inicio de la pandemia. 

Cuando el virus infectó a cientos de miles de personas, el encierro extremadamente restrictivo impidió a los residentes salir de sus casas durante semanas. Además del aumento de las infecciones, el confinamiento impidió que la gente obtuviera alimentos y tratamiento médico, e introdujo otras austeridades.

Esto hizo que los ciudadanos frustrados recurrieran a Internet para solidarizarse y desahogarse. Sin embargo, las autoridades gubernamentales habrían censurado los vídeos que aparecieron en Internet mostrando escenas de confinamiento en Shanghái.

Como la información almacenada en la cadena de bloques es inmutable, muchos han recurrido a la acuñación de tokens no fungibles (NFT) para combatir y preservar estas experiencias.

La utilidad de los NFT sigue creciendo

El 22 de abril, se publicó en YouTube un vídeo llamado Voices of April (Voces de abril) con voces en off de experiencias de residentes de Shanghái durante el confinamiento. Poco después de su publicación en YouTube, se convirtió en un NFT y se incluyó en OpenSea.

Según un comentario a Reuters de un programador de Shanghái, quien resguardó el vídeo, que las autoridades intentaron borrar, forma parte de una “rebelión popular”.

Desde el miércoles, se pueden encontrar más de 2,300 artículos relacionados con el vídeo en el mercado OpenSea. Además, desde entonces han aparecido cientos de NFT relacionados con el cierre de Shanghái. Entre ellos se incluyen otros vídeos con voz en off que afirman ser del interior de los campos de aislamiento y obras de arte digitales que representan la vida bajo el confinamiento.

Otro usuario de Twitter con sede en Shanghai tuiteó su creación NFT de una captura de pantalla del mapa COVID de Shanghai de finales de abril.

Este caso de Shanghái revela otro caso de uso y utilidad para la creación de los NFT, a saber, la preservación de artefactos digitales contra la censura.

China y las criptomonedas

El gobierno chino ha adoptado una postura estricta contra los activos digitales, llegando a prohibir su comercio a nivel nacional y obligando a los mineros de Bitcoin (BTC) a cerrar sus operaciones.

Aunque el país prohibió el uso de criptomonedas privadas, sigue considerando útil la tecnología subyacente. La moneda digital del banco central (CBDC) del gobierno, el e-yuan, está actualmente en pruebas en el mundo real en todo el país. En tres ciudades, los residentes pueden utilizar el e-yuan para el pago de impuestos. Mientras tanto, se ha informado de que el gobierno chino podría utilizar las tecnologías blockchain y Web 3.0 para el desarrollo centralizado.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.