image

La tokenización de los mercados inmobiliarios mundiales ha sido un objetivo ambicioso del espacio blockchain, y las finanzas descentralizadas (DeFi) podrían ofrecer una solución novedosa para que el sector acelere su crecimiento.

La red descentralizada Chainlink está preparada para impulsar una plataforma de tokenización que sirve al mercado inmobiliario latinoamericano. LaProp permitirá a los inversores comprar acciones tokenizadas en varias propiedades del mundo real, que producirán un porcentaje de ingresos por pagos de alquiler.

LaProp buscará aprovechar la trayectoria de los operadores de nodos de Chainlink Keepers para asegurar miles de millones de dólares invertidos en los mercados DeFi. El servicio de automatización descentralizado lleva a cabo tareas para contratos inteligentes en BNB Chain y, en este caso, automatizará los pagos de alquiler seguros a los poseedores de tokens.

La plataforma pretende dar a los inversores minoristas la posibilidad de ganar exposición a los bienes inmuebles, que de otro modo serían inaccesibles debido a la gran cantidad de capital que históricamente se requiere para entrar en los mercados inmobiliarios.

La capacidad de Chainlink para manejar funciones de contratos inteligentes hará que el alquiler pagado por los inquilinos se distribuya automáticamente a múltiples poseedores de tokens de la propiedad en cuestión. Las condiciones y las fechas de pago también pueden editarse por propiedad.

La idea de tokenizar la propiedad inmobiliaria no es novedosa, pero la promesa de un servicio probado para gestionar los pagos de alquiler y la propiedad de los inmuebles tiene el potencial de atraer un renovado interés de los inversores.

El sueño de la propiedad inmobiliaria impulsada por blockchain se tambalea desde hace casi un año, cuando un puñado de proyectos de tokenización inmobiliaria que sentaron las bases para su realización se vieron afectados por turbulencias. Esto llevó a los expertos del sector a poner en duda la futura integración de los sectores.

Mientras que otras industrias han visto florecer plataformas y servicios impulsados por blockchain, el mercado inmobiliario tokenizado aún está en auge, con apenas un puñado de plataformas operativas que permiten a los usuarios adquirir la propiedad del inmueble a través de acciones tokenizadas.

La solución más parecida a la plataforma impulsada por Chainlink de LaProp es la solución comercial, Lofty AI. Como Cointelegraph exploró anteriormente, Lofty AI ofrece a los usuarios la posibilidad de invertir en propiedades cotizadas y obtener la propiedad compartida. Esto proporciona acceso a las decisiones de gobernanza y a una parte de los ingresos por alquiler, de forma muy parecida a la que pretende ofrecer LaProp.

La empresa “Proptech” Propy acaparó los titulares a principios de 2022 cuando su propio token experimentó importantes ganancias. La empresa facilitó la primera venta de un token no fungible (NFT) inmobiliario en Estados Unidos por 210 Ether (ETH), impulsando la primera subasta en la historia de un NFT de este tipo. En ella se vendió el apartamento del fundador de TechCrunch, Michael Arrington, en Kiev, la capital de Ucrania.

Otros proyectos se han centrado en ayudar a los posibles inversores inmobiliarios a acceder a la financiación a través de sus tenencias de criptomonedas. En enero de 2022, la empresa de tecnología financiera Milo lanzó un servicio que permite a los usuarios acceder a hipotecas a 30 años mediante el uso de Bitcoin como garantía del préstamo.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.