image

El cofundador de Ethereum, Vitalik Buterin, ha compartido dos experimentos de pensamiento sobre cómo evaluar si una stablecoin algorítmica (algo) es sostenible.

Los comentarios de Buterin fueron provocados por las pérdidas multimillonarias causadas por el colapso del ecosistema Terra y su stablecoin TerraUSD (UST).

En una entrada de su blog del miércoles, Buterin señaló que el aumento del escrutinio de las criptomonedas y las finanzas descentralizadas (DeFi) desde la caída de Terra es “muy bienvenido”, pero advirtió que no se deben descartar todas las algoblecoins por completo.

“Lo que necesitamos no es un refuerzo de las stablecoins o un doomerismo de las stablecoins, sino una vuelta al pensamiento basado en principios”, añadió:

“Si bien hay un montón de diseños de stablecoin automatizados que son fundamentalmente defectuosos y están condenados a colapsar eventualmente, y muchos más que pueden sobrevivir teóricamente pero son altamente riesgosos, también hay muchas stablecoins que son altamente robustas en teoría, y han sobrevivido a pruebas extremas de las condiciones del mercado de criptomonedas en la práctica.”

Su post se centró en la stablecoin RAI de Reflexer, totalmente colateralizada con Ether (ETH), en particular, que no está vinculada al valor de la moneda fiduciaria y se basa en algoritmos para establecer automáticamente una tasa de interés, oponiéndose proporcionalmente a los movimientos de precios e incentivando a los usuarios a devolver RAI a su rango de precios objetivo.

Buterin afirmó que “ejemplifica el ‘tipo ideal’ puro de una stablecoin automatizada colateralizada”, y su estructura también les da a los usuarios la oportunidad de extraer su liquidez en ETH si la fe en la stablecoin se desmorona significativamente.

El cofundador de Ethereum ofreció dos experimentos de pensamiento para determinar si una stablecoin algorítmica es “verdaderamente estable”.

1: ¿La stablecoin puede “reducirse” a cero usuarios?

Según opina Buterin, si la actividad del mercado para un proyecto de stablecoin “cae hasta casi cero”, los usuarios deberían poder extraer el valor justo de su liquidez del activo.

Buterin destacó que UST no cumple este parámetro debido a su estructura en la que LUNA, o lo que él llama una moneda de volumen (volcoin), necesita mantener su precio y la demanda de los usuarios para mantener su vinculación con el dólar estadounidense. Si ocurre lo contrario, entonces es casi imposible evitar un colapso de ambos activos:

“Primero, el precio de la volcoin cae. Luego, la stablecoin empieza a temblar. El sistema intenta apuntalar la demanda de la stablecoin emitiendo más volcoins. Como la confianza en el sistema es baja, hay pocos compradores, por lo que el precio de la volcoin cae rápidamente. Finalmente, una vez que el precio de la volcoin se acerca a cero, la stablecoin también se desploma.”

En cambio, como el RAI está respaldado por ETH, Buterin argumentó que la disminución de la confianza en la stablecoin no causaría un bucle de retroalimentación negativa entre los dos activos, lo que daría lugar a una menor posibilidad de un colapso más amplio. Mientras tanto, los usuarios seguirían siendo capaces de intercambiar RAI por el ETH bloqueado en bóvedas que respaldan la stablecoin y su mecanismo de préstamo.

2: Opción de tipos de interés negativos

Buterin también considera vital que una stablecoin algorítmica pueda implementar una tasa de interés negativa cuando esté siguiendo “una cesta de activos, un índice de precios al consumidor o alguna fórmula arbitrariamente compleja” que crezca un 20% al año.

“Obviamente, no hay ninguna inversión genuina que pueda acercarse al 20% de rendimiento al año, y definitivamente no hay ninguna inversión genuina que pueda seguir aumentando su tasa de rendimiento en un 4% al año para siempre. Pero, ¿qué pasa si lo intentas?“, dijo.

Afirmó que solo hay dos resultados en este caso, o bien el proyecto “les cobra algún tipo de tipo de interés negativo a los titulares que se equilibra para anular básicamente la tasa de crecimiento denominada en dólares incorporada al índice”.

O bien “se convierte en una estafa, dándoles a los holders de la stablecoin rendimientos increíbles durante algún tiempo hasta que un día de repente se derrumbe con una explosión”.

Buterin concluyó señalando que solo porque una stablecoin algorítmica es capaz de manejar los escenarios anteriores, no la hace “segura”:

“Podría seguir siendo frágil por otros motivos (por ejemplo, por insuficientes ratios de garantía), o tener fallos o vulnerabilidades de gobernanza. Pero la solidez en estado estable y en casos extremos debería ser siempre una de las primeras cosas que comprobamos.”

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.