Bitcoin (BTC) hizo un nuevo intento de superar la marca de los USD 40,000 el 28 de abril, mientras Wall Street abría con máximos de veinte años por la fortaleza del dólar.

image
Gráfico de velas de 1 hora del par BTC/USD (Bitstamp). Fuente: TradingView

El DXY está ahora en un “rally parabólico”

Datos de Cointelegraph Markets Pro y TradingView mostraron que el par BTC/USD alcanzó un máximo de USD 39,883 en Bitstamp antes de que el impulso disminuyera, haciendo que el par perdiera USD 800 en poco tiempo.

Los traders habían previsto lo que veían como un rebote de alivio, con la implicación de que el posterior rechazo provocaría la continuación de la tendencia a la baja.

Se recomendó operar con precaución en el día.

“BTC actualmente se consolida en esta cuña descendente. En caso de una ruptura, estaría apuntando a USD 42,000. Es bueno esperar a que se confirme primero si decides tomar la operación, en mi opinión”, argumentó la popular cuenta de Twitter, Daan Crypto Trades.

“Sólo una fuerte ruptura y recuperación de los USD 40,600 me haría ver objetivos más altos”, añadió su colega, Crypto Ed.

“Gráficos: en su mayoría apuntan a la baja. Liquidez: un estrangulamiento al alza para cazar los cortos”.

Sin embargo, ante el escaso movimiento de Bitcoin, la atención se centró plenamente en el dólar estadounidense, que siguió superándose a sí mismo, pues el índice monetario del dólar (DXY) alcanzó sus niveles más altos desde 2002.

image
Gráfico de velas de 1 mes del dólar estadounidense (DXY). Fuente: TradingView

“El repunte parabólico del DXY no augura nada bueno para los activos de riesgo como las acciones y Bitcoin. Hasta que el rally se enfríe, jugar a la defensiva es el camino a seguir”, advirtió el comentarista Benjamin Cowen.

Otros estuvieron de acuerdo en que el DXY era ahora “parabólico”, mientras que el gurú del trading, Blockchain Backer, vio similitudes entre la configuración actual del dólar frente a otras monedas y el período inmediatamente posterior al desplome de varios activos tras el inicio de la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020.

Un cambio en la trayectoria del dólar debería ser bueno para Bitcoin, según la teoría, y el colaborador de Cointelegraph Michaël van de Poppe pronostica que le irá “muy bien” en tales circunstancias.

Analista: El dólar se desmoronará en la próxima “gran crisis monetaria”

Entretanto, el dólar al alza suscitó la preocupación por las repercusiones en otras economías.

Si la inestabilidad entra en escena, la volatilidad podría volver a golpear a los activos de riesgo que ya están a merced de la política antiinflacionista de los bancos centrales. Irónicamente, la chispa podría ser Japón, donde el banco central sigue imprimiendo dinero.

“Cualquiera que sea el camino que tome el yen a partir de aquí, le seguirá el caos”, predijo el 27 de abril Brent Johnson, CEO de Santiago Capital.

“Si el capital vuelve a fluir hacia Japón y retrocede hasta la línea de soporte, es un rug pull a los fondos asignados al resto del mundo. Si sigue cayendo, presiona al PBOC para que deje caer también el yuan. Ninguna de estas opciones es buena…”

El yen japonés también cotizó a mínimos de veinte años en la jornada del 28 de abril.

“¿Qué hacen los inversores keynesianos en una crisis? Se apresuran a buscar dólares pensando que son seguros”, añadió Alasdair Macleod, jefe de investigación de la empresa de comercio de metales preciosos Goldmoney.

“A casi todos los inversores y gestores de dinero les han lavado el cerebro para que piensen así desde el shock de Nixon. Esta mañana se acelera la caída del JPY”.

Macleod vio venir lo que denominó una “gran crisis monetaria”, que engulliría la fortaleza del dólar “a continuación”, al seguir el destino del yen, el euro y la libra esterlina.

image
Gráfico de velas de 1 mes del par JPY/USD. Fuente: TradingView

Los puntos de vista y las opiniones expresadas aquí son únicamente las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.