image

BitBase, la empresa española de cajeros de criptomonedas, comunicó el día de ayer que fue admitida por el Banco de España en el Registro de Proveedores de Servicios de Cambio de Moneda Virtual por Moneda Fiduciaria.

El registro con  fecha del 23 de febrero de 2022, convierte así al exchange físico de criptomonedas, ahora admitido por el banco central nacional, como miembro de la casi exclusiva lista (donde sólo la forman tres empresas) de compañías dedicadas a este sector que ya han recibido la permisiva del Banco.

En este sentido, nos indican desde el departamento legal de la compañía,  que llevan meses trabajando para conseguir este hito, y que este reconocimiento significa el hecho de que BitBase cumple la normativa exigida en España de conformidad con lo establecido en la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo. “Cumplimos, asimismo, los requisitos de honorabilidad comercial y profesional”, manifestaron. 

Dicho esto, supone también un impulso para una empresa que, en sus cuatro años de vida, ha tenido un rápido crecimiento. “Un acicate para seguir adelante en pos de lograr el ambicioso objetivo que los fundadores de Bitbase, Álex Fernández y Adrià Llorens, se marcaron desde el primer momento: facilitar el acceso al ecosistema criptográfico a toda persona de a pie, sea cual sea su nivel de conocimiento sobre el mismo”, apuntaron desde Bitbase. 

Ojos puestos en Venezuela, Colombia e Inglaterra

Por último y para agregar, desde Bitbase nos han comunicado que su propósito es seguir creciendo, tanto en presencia -que ya cuentan con 85 cajeros y 30 tiendas- como en proyectos anejos a la empresa principal. Es por eso que, tras salir de España para abrir la primera tienda de BitBase en Lisboa, el siguiente paso llevará la compra de divisas digitales a las calles de Venezuela, Colombia e Inglaterra. “Desde la empresa estamos trabajando en ello y esperamos poder confirmarlo próximamente”, comentaron. 

Te puede interesar: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.