image

El gobierno de las Bermudas sigue adelante con sus ambiciosos planes de convertirse en un centro de criptomonedas a pesar de la enorme caída del mercado en 2022.

El pequeño territorio insular, conocido por sus inmaculadas playas de arena rosa y sus atractivas políticas fiscales, ha estado expandiendo activamente su sector de las criptomonedas desde 2017, según el ministro de Economía y Trabajo de Bermudas, Jason Hayward.

Señaló el 3 de junio que el gobierno sigue sin inmutarse por la reciente caída causada por el colapso del ecosistema Terra en mayo, ya que el mercado ha resistido muchas tormentas desde 2017.

En declaraciones al Wall Street Journal (WSJ), Hayward señaló la experiencia de la economía y de los reguladores locales en el trato con las empresas extranjeras como un factor clave que ayudará a Bermudas a convertirse en un centro de criptomonedas. También afirmó con optimismo que la caída no obstaculizará sus planes de cara al futuro:

“Somos conscientes de la reciente devaluación del precio de las criptomonedas y seguimos confiando en que no amenaza la capacidad de la isla para convertirse en un centro de criptomonedas.”

“Es probable que esta caída de la industria haga avanzar nuestro objetivo y tenga un impacto positivo en nuestro crecimiento y papel a largo plazo en este sector”, añadió.

Hasta ahora, la Autoridad Monetaria de las Bermudas (BMA) ha concedido un total de 14 licencias para que las criptoempresas operen desde el territorio de la isla británica, y cuatro de ellas fueron aprobadas en 2022, señaló Crag Swan, director ejecutivo de la BMA.

La lista total incluye empresas como la firma de comercio de múltiples activos Class T, el exchange de criptomonedas Bittrex Global, los emisores de USD Coin (USDC) Circle Internet Financial Ltd., y los proveedores de cuentas de interés de criptomonedas BlockFi, que obtuvieron una licencia en enero de este año.

Swan destacó que la BMA no está buscando aceptar a cualquiera que quiera establecerse en Bermudas y está buscando la calidad sobre la cantidad como parte de sus ambiciones de centro de criptomonedas.

“Así que, obviamente, las personas que queremos en las Bermudas deben ser aptas y adecuadas, porque esencialmente estamos buscando mantener el nombre de calidad de la jurisdicción”, dijo.

Hayward afirmó que el proceso de concesión de licencias de Bermudas se divide en tres etapas: la licencia de prueba, una licencia modificada y, finalmente, la licencia de funcionamiento totalmente aprobada. La fase de pruebas suele durar entre tres y 12 meses, pero no comentó cuánto tiempo se tarda en obtener la licencia completa de la BMA.

Al comentar el panorama normativo de las Bermudas, el presidente de la Asociación de Negocios Financieros e Internacionales (FATF), David Schwartz, le dijo al WSJ que el gobierno de las Bermudas ha estado avanzando en sus iniciativas de cumplimiento contra el lavado de dinero desde 2020, pero que todavía había trabajo por hacer.

El GAFI, con sede en París, establece las normas mundiales de lucha contra el lavado de dinero, y Schwartz sugirió que el éxito del sector de las criptomonedas puede depender de la firmeza con la que el gobierno supervisa y regula las empresas a las que ofrece licencias:

“Tienen grandes normas y reglamentos y leyes, pero al final todo depende de la aplicación.”

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.