https://images.cointelegraph.com/images/528_aHR0cHM6Ly9zMy5jb2ludGVsZWdyYXBoLmNvbS91cGxvYWRzLzIwMjItMDgvM2NiNzUzOWUtYWQ3MS00M2M0LWE0ZmYtYTFkZmE2NTZkNzJiLmpwZw==.jpg
image

El proyecto de stablecoin algorítmica basada en Ethereum Beanstalk Farms ha relanzado su protocolo poco menos de cuatro meses después de quedar fuera de servicio tras sufrir un devastador exploit de gobernanza de USD 77 millones.

El protocolo y su gobernanza han estado en pausa desde abril tras el exploit de gobernanza y el  ataque de préstamo flash, pero fueron relanzados a partir del sábado en un evento llamado “Replant.”

En un anuncio compartido con Cointelegraph, Beanstalk dijo que ha salido de la prueba más fuerte que nunca, probablemente en referencia a la gobernanza y la seguridad del protocolo.

“Beanstalk ha salido del otro lado de esta prueba más fuerte que nunca. Es un testimonio de la solvencia del protocolo y su potencial para ayudar a crear un futuro sin permisos”, dijo Publius, el grupo de desarrolladores detrás de la stablecoin y el protocolo BEAN.

Publius declaró que ahora ha trasladado el gobierno del protocolo a un monedero multisig de la comunidad hasta que “se pueda implementar un mecanismo de gobierno seguro on-chain”.

El equipo también declaró que ha completado dos auditorías del protocolo por parte de “las mejores empresas de auditoría de contratos inteligentes”: en Trail of Bits y Halborn.

El portavoz también destacó que el desarrollo de nuevas aplicaciones en la red ya está en marcha. El Protocolo Root anunció una ronda de semillas de USD 9 millones el 26 de julio para desarrollar mercados financieros, de comercio y de apuestas deportivas en Beanstalk.

El proyecto tiene un largo camino que recorrer hasta igualar las métricas que alcanzó antes del hackeo. A mediados de abril, BEAN, la algoblecoin de Beanstalk, alcanzó una capitalización de mercado de USD 100 millones. Sin embargo, en el momento de redactar este artículo, la cifra es de solo USD 284,426, y el activo está muy lejos de la paridad de 1 dólar, a USD 0.0039, según datos de CoinGecko.

El proyecto también ha tenido un éxito limitado a la hora de recuperar los fondos robados en el exploit de abril. Hasta el 5 de junio, el proyecto había recaudado USD 10 millones a través de una campaña para recuperar los fondos robados.

Sostenibilidad a largo plazo

Sin embargo, como el jurado aún no ha decidido sobre las stablecoins respaldadas por algoritmos, queda por ver la sostenibilidad de BEAN a largo plazo. Publius incluso lo destacó en junio, al señalar:

“En la actualidad, no está claro si Beanstalk es lo suficientemente bueno para mantenerse a perpetuidad. Sigue habiendo algunas ineficiencias en su modelo. Sin embargo, es probable que Beanstalk sea lo suficientemente bueno como para seguir manteniéndose a corto plazo.”

“Lo que ocurre con un sistema como Beanstalk es que funciona hasta que deja de hacerlo. Nunca se puede saber si funciona realmente; solo se sabe que ha funcionado hasta ahora. Tanta incertidumbre da miedo, sobre todo sin una definición clara de éxito”, añadió Publius.

Muchos proyectos han ideado diversas formas de evitar los requisitos de garantía y los problemas de centralización asociados al lanzamiento de una stablecoin escalable.

La variante de Beanstalk se basa en un servicio de crédito descentralizado, un oráculo de precios descentralizado y una comunidad de gobierno para operar y rondar su vinculación deseada de 1 dólar.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.