La aparición de lecturas de inflación en máximos de cuarenta años y el aspecto cada vez más catastrófico de la economía mundial han llevado a muchos analistas financieros a recomendar la inversión en oro para protegerse de la volatilidad y de un posible descenso del valor del dólar estadounidense.

Durante años, los operadores de criptomonedas se han referido a Bitcoin (BTC) como “oro digital”, pero ¿es realmente una mejor inversión que el oro? Echemos un vistazo a algunos de los argumentos convencionales que los inversores citan cuando alaban el oro como inversión y por qué Bitcoin podría ser una opción aún mejor a largo plazo.

Retención de valor

Una de las razones más comunes para comprar tanto oro como Bitcoin es que tienen un historial de mantener su valor en tiempos de incertidumbre económica.

Este hecho ha sido bien documentado, y no se puede negar que el oro ha ofrecido una de las mejores protecciones de riqueza históricamente, pero no siempre mantiene su valor. El siguiente gráfico muestra que los traders de oro también han estado sujetos a largas rachas de caídas de precios.

image
Gráfico del oro. Fuente: TradingView

Por ejemplo, una persona que compró oro en septiembre de 2011 habría tenido que esperar hasta julio de 2020 para volver a estar en verde, y si siguiera manteniéndose, volvería a estar cerca del punto de equilibrio o por debajo del punto del mismo.

En la historia de Bitcoin, su precio nunca ha tardado más de tres o cuatro años en recuperar y superar su máximo histórico, lo que sugiere que, a largo plazo, BTC podría ser una mejor reserva de valor.

¿Podría Bitcoin ser una mejor cobertura contra la inflación?

Históricamente, el oro se ha considerado una buena cobertura contra la inflación, dado que su precio tiende a subir junto con el aumento del coste de la vida.

Sin embargo, un análisis más detallado del gráfico del oro comparado con el de Bitcoin muestra que mientras el oro ha experimentado una modesta ganancia del 21.84% en los últimos dos años, el precio de Bitcoin ha aumentado un 311%.

image
Gráfico de velas diarias del oro comparado frente al desempeño de Bitcoin. Fuente: TradingView

En un mundo en el que el coste global de la vida aumenta más rápido de lo que la mayoría de la gente puede soportar, tener un activo que pueda superar el aumento de la inflación en realidad ayuda a aumentar la riqueza en lugar de mantenerla.

Aunque la volatilidad y los descensos del precio en 2022 han sido dolorosos, Bitcoin todavía ha proporcionado una ventaja significativa a los inversores con un horizonte temporal de varios años.

Bitcoin podría seguir al oro durante la incertidumbre geopolítica

El oro, a menudo llamado la “mercancía de la crisis”, es conocido por mantener su valor en tiempos de incertidumbre geopolítica, pues se sabe que la gente invierte en oro cuando aumentan las tensiones mundiales.

Desgraciadamente, para las personas situadas en zonas de conflicto u otras áreas sujetas a inestabilidad, llevar objetos de valor es una idea arriesgada, pues pueden ser objeto de embargos y robos.

Bitcoin ofrece una opción más segura para las personas que se encuentran en esta situación, porque pueden memorizar una frase de inicio y viajar sin miedo a perder sus fondos. Una vez que llegan a su destino, pueden restaurar su billetera y tener acceso a sus fondos.

La naturaleza digital de Bitcoin y la disponibilidad de múltiples mercados descentralizados y exchanges entre pares como LocalBitcoins proporcionan una mayor oportunidad de adquirir Bitcoin.

El dólar estadounidense sigue perdiendo valor

El dólar estadounidense ha estado fuerte en los últimos meses, pero no siempre es así. Durante los periodos en los que el valor del dólar cae frente a otras monedas, se sabe que los inversores acuden en masa al oro y Bitcoin.

Si varios países siguen dejando de centrarse en el dólar para adoptar un enfoque más diversificado, podría producirse una importante huida del dólar, pero esos fondos no irán a parar a monedas más débiles.

Aunque el oro ha sido el activo de referencia durante milenios, no se utiliza ni se acepta de forma generalizada en nuestra sociedad digital moderna y la mayoría de las personas de las generaciones más jóvenes ni siquiera han visto nunca una moneda de oro en persona.

Para estas cohortes, Bitcoin representa una opción más familiar que puede integrarse en el estilo de vida digital de las personas, y no requiere seguridad adicional ni almacenamiento físico.

Bitcoin es escaso y deflacionario

Muchos inversores y expertos financieros señalan la escasez y las limitaciones de la oferta de oro tras años de descenso de la producción como una razón para que el oro sea una buena inversión.

Una nueva mina puede tardar entre cinco y diez años en alcanzar la producción, lo que significa que es improbable que se produzca un rápido aumento de la oferta, y los bancos centrales redujeron considerablemente su ritmo de venta de oro en 2008.

Dicho esto, se estima que todavía hay más de 50,000 toneladas métricas de oro sin explotar, que los mineros se centrarían felizmente en extraer en caso de un aumento significativo del precio.

Por otro lado, Bitcoin tiene un suministro fijo de 21 millones de monedas, y su emisión se produce a un ritmo definido. La naturaleza pública de la cadena de bloques de Bitcoin permite conocer y verificar la ubicación de cada Bitcoin.

No hay forma de localizar y validar realmente todos los almacenes de oro del planeta, lo que significa que nunca se conocerá realmente su suministro. Por ello, Bitcoin gana el debate sobre la escasez, sin lugar a dudas, y es la forma de dinero más difícil de crear por la humanidad hasta la fecha.

Los puntos de vista y las opiniones expresadas aquí son únicamente las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones de Cointelegraph.com. Cada inversión y movimiento comercial implica un riesgo, debes realizar tu propia investigación al tomar una decisión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.