image

El servicio de seguridad digital 1Password ha anunciado una asociación de colaboración con Phantom Wallet para permitirles a los holders de activos amalgamar sus vastas acumulaciones de direcciones de clave pública, frases de inicio y otros detalles de seguridad correspondientes en un único sistema “Guardar en 1Password”.

Operando principalmente en el sector financiero tradicional en este momento, 1Password tiene más de 100,000 clientes corporativos de una panoplia de industrias, incluyendo marcas bien reconocidas como IBM, Slack, Shopify y Under Armour.

La interfaz de programación de aplicaciones (API) de 1Password tiene como objetivo simplificar la experiencia del usuario, permitir la soberanía de los activos y asignar la responsabilidad del monedero para ayudar a los inversores a gestionar suficientemente sus criptomonedas y tokens no fungibles (NFT) mantenidos en la blockchain de Solana.

Una entidad centralizada en su núcleo, algunos argumentarían que 1Password desafía el consenso ideológico de la industria de la Web3, contrarrestando la tesis de la falta de confianza a menudo proclamada, con un énfasis consciente en la certeza de la seguridad y la prevención de pérdidas.

Los consumidores familiarizados con la interacción en los mercados de comercio electrónico y perfiles sociales han obtenido una amplia experiencia navegando por los tediosos procesos de inicio de sesión y almacenamiento de contraseñas. Al entrar en el espacio de las criptomonedas, es crucial una educación completa sobre los intrincados matices de la seguridad de los monederos digitales para la protección y la verdadera propiedad de los activos adquiridos.

Cointelegraph se puso en contacto con Matt O’Leary, vicepresidente de asociaciones de 1Password, para que evaluara en profundidad el tema de la seguridad, así como si la prevalencia de hackeos y exploits en el espacio de las finanzas descentralizadas (DeFi) ha catalizado la necesidad de demanda y la consiguiente innovación de soluciones de seguridad como 1Password.

O’Leary afirmó que es “importante tener en cuenta que los inicios de sesión de los criptomonederos son mucho más complejos que el inicio de sesión medio, compuesto por largas cadenas de caracteres y cadenas de palabras que deben recordarse e introducirse sin errores”, antes de remarcar:

La asociación de 1Password con Phantom es un gran ejemplo de innovación que está conquistando este desafío… Este enfoque de la seguridad de los monederos de criptomonedas, centrado en el ser humano, ha sido diseñado pensando en el usuario final, facilitando más que nunca la inversión en criptomonedas de forma segura.

O’Leary espera que Phantom sea el primero de los muchos socios con temática de criptomonedas que en los próximos meses se integrarán en el servicio estrella de la empresa, Save in 1Password. 

Cointelegraph también habló con Brandon Millman, director general y cofundador de Phantom Wallet, para saber más sobre su visión macroscópica del mercado de la seguridad de los monederos digitales a medida que avanzamos hacia la concebible utopía de la adopción generalizada.

“Para que las criptomonedas y la Web3 se generalicen, la gente debe confiar en la seguridad de sus activos. Las historias de personas que pierden criptomonedas o son hackeadas pueden ser intimidantes. 

Millman continuó explicando que “los beneficios de un monedero sin custodia en términos de control personal e independencia también vienen con la responsabilidad añadida de la gestión personal de las claves.”

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.